La igualdad en el deporte

El siguiente artículo ha sido redactado por la gestora deportiva Paola Pujazón.

¿El deporte siempre fue igual para las mujeres? Aunque quisiéramos que la respuesta fuera que sí, lamentablemente el deporte (como muchos otros nichos llegó a las mujeres mucho después que a los hombres). Hoy en día vemos con mayor naturalidad y aceptación la participación de las mujeres en diversas disciplinas deportivas, sin embargo, sigue siendo una lucha constante en ciertos deportes que se consideran de manera social exclusivamente para hombres o que la intervención de los medios y de la audiencia están enfocados únicamente en ellos. Estamos a puertas del 2022 y aún se encuentran brechas muy grandes por acortar en diversas industrias. 

¿Cuántos años más se tendrá que esperar?

Hace varios años, el 19 de abril de 1967, Kathrine Switzer fue una mujer que hizo historia en la ruptura de brechas entre la práctica de hombres y mujeres en disciplinas deportivas. Switzer con mucha ilusión buscó inscribirse en la Maratón de Boston de ese año, sin embargo, al momento de inscribirse se dio con la sorpresa de que era una carrera única para varones; a pesar de las circunstancias logró registrarse con sus iniciales para pasar desapercibida. A pesar de tener dificultades en la carrera, ya que la organización intentó detenerla, Switzer logró terminar la carrera gracias al apoyo de hombres que creían en ella, en este caso fueron su entrenador, su pareja y algunos corredores que se sumaron a la causa. Sin darse cuenta y al demostrar que las mujeres podían participar en actividades que eran consideradas «exclusivamente masculinas», se dio un cambio en la historia y se derribó el mito de que las mujeres eran débiles y frágiles para actividades de esta magnitud, sustento que daban algunos «expertos» para no permitir su práctica en disciplinas como ésta. En una de las entrevistas que se realizó después de la carrera, ella precisó «Voy a terminar esa carrera arrastrándome o a gatas si es necesario; porque si no la acabo, nadie creerá que las mujeres pueden hacerlo»; siendo un referente y un punto de partida para la inclusión de las mujeres en el ámbito deportivo. Hoy, encontramos muchas mujeres que como Switzer siguen rompiendo estereotipos que se creían en relación a la mujer en el ámbito deportivo. Sin embargo aún queda un largo camino por recorrer, es un trabajo que tomará tiempo, esfuerzos y compromisos; no sólo de las mujeres, sino de todos como sociedad.