La impresión 3D: un empujón competitivo para los atletas paralímpicos

Redacción: Gestión Sport UPV.

Los grandes eventos deportivos como los Juegos Paralímpicos son un caldo de cultivo para la innovación tecnológica. Los atletas, entrenadores, diseñadores, ingenieros y científicos deportivos buscan constantemente la próxima mejora que les dé la ventaja. Durante la última década, la impresión 3D se ha convertido en una herramienta para impulsar mejoras en deportes como correr y andar en bicicleta, y los atletas paralímpicos la utilizan cada vez más.

El equipamiento de fabricación masiva, como guantes, zapatos y bicicletas, generalmente están diseñados para adaptarse a las formas corporales y estilos de competición típicos de las personas con plenas capacidades funcionales. Como tal, puede que no sea adecuado para muchos deportistas paralímpicos. Pero los equipos únicos y personalizados son costosos y su producción requiere mucho tiempo. Esto puede limitar el acceso para algunos atletas, o requerir que ellos presenten sus propias soluciones «hágalo usted mismo», que pueden no ser tan avanzadas como el equipo producido profesionalmente.

La impresión 3D puede ofrecer equipos personalizados a un precio más asequible. Varios ex-paralímpicos, como el triatleta británico Joe Townsend y la atleta de pista estadounidense Arielle Rausin, ahora utilizan la impresión 3D para crear guantes personalizados para ellos y sus compañeros atletas en silla de ruedas. Estos guantes se ajustan como si estuvieran moldeados sobre las manos del atleta y se pueden imprimir en diferentes materiales para diferentes condiciones. Por ejemplo, Townsend usa materiales rígidos para un rendimiento máximo en la competencia y guantes más suaves para entrenar que son cómodos y menos propensos a causar lesiones.

Los guantes impresos en 3D son económicos, se fabrican rápidamente y pueden reimprimirse siempre que se rompan. Debido a que el diseño es digital, al igual que una foto o un video, se puede modificar en función de los comentarios del atleta, o incluso enviarlo a la impresora 3D más cercana cuando se necesitan piezas con urgencia.

Viable, ¿pero para todos?

Sin embargo, no podemos esperar que la impresora 3D de nuestro hogar, elemento todavía no está presente en las casas de muchos deportistas, esté fabricando piezas de titanio en el corto plazo. Si bien la tecnología está nivelando el campo de juego hasta cierto punto, los atletas de élite todavía tienen acceso a materiales especializados y experiencia en ingeniería, lo que les da la ventaja tecnológica.