Impacto de la práctica de la actividad física en la salud mental

La conexión entre actividad física y salud mental es fundamental para armonizar mente y cuerpo. Numerosos estudios respaldan los claros beneficios que trae consigo la práctica regular de ejercicio para nuestro bienestar emocional.

Al realizar cualquier tipo de actividad deportiva, desde caminar hasta realizar sesiones intensas de ejercicio, nuestro cuerpo libera endorfinas, compuestos químicos que desencadenan sensaciones de euforia y bienestar, contrarrestando los efectos de la depresión, la ansiedad y el estrés, y actúan como un escudo protector para nuestra salud mental.

La práctica de la actividad física también hace que se reduzca el cortisol, la hormona del estrés. Al realizar ejercicio regularmente se disminuyen los niveles de cortisol en el cuerpo, teniendo un impacto positivo en nuestra capacidad para manejar la presión y los retos diarios, generando así un equilibrio emocional.

La calidad del sueño está estrechamente relacionada con la práctica deportiva. Al mantenernos físicamente activos conseguimos un sueño más profundo y reparador. Un descanso de calidad es fundamental para reponer energías y mejorar el equilibrio emocional, ayudando a afrontar el estrés diario con mayor claridad mental.

La autoestima también se ve fortalecida por la práctica regular de actividad física. A medida que logramos objetivos personales, mejoramos nuestra salud física, nos sentimos más saludables, nuestra propia percepción cambia y desarrollamos una autoimagen positiva, lo que afecta directamente a nuestro bienestar emocional.

En definitiva, la actividad física es un recurso valioso para mejorar y mantener nuestra salud mental. Sus efectos positivos sobre las sustancias químicas del cerebro, la reducción del estrés, la mejora del sueño y la autoestima son las piedras angulares de nuestro bienestar emocional. Hacer de la actividad física un hábito regular no sólo fortalece nuestro cuerpo, sino que también nutre y protege nuestra mente y nos brinda las herramientas que necesitamos para enfrentarnos a los desafíos de la vida con resiliencia y claridad.

Leire Garmendia.

Estudiante del Máster en Gestión Deportiva en la UPV.